Frecuentemente recibo consultas por que “mi perro o gato tiene una herida a la par de su cola”. La fístula de los sacos perianales es una enfermedad muy frecuente en perros y gatos.

Mi gato tiene una herida o se cortó con algo a la par de la cola.

Los sacos anales o perianales, son dos pequeñas glándulas o bolsitas que desembocan dentro del ano de perros y gatos. Estas bolsitas producen un liquido parduzco, viscoso, con un olor particular (agrio y desagradable)

Las infecciones o abscesos de los sacos perianales se relacionan frecuentemente con las épocas del año de primavera y verano, ya que se vio recientemente que está muy relacionada con alergias al ambiente o alergias alimentarias.

Los signos clínicos mas frecuentes son caminar sentado (signo de trineo o scooting), lamido excesivo, mordeduras de la zona. El saco anal suele romperse, lo cual provoca inflamacion de la zona, eritema, tumefacciçon y dolor. Suele verse el tracto fistuloso, del cual drena un contenido, rojizo, semisanguinolento o con contenido purulento a 1 o 2 cm del ano. En la mayoría de los casos el abceso u fístula suelen ser unilaterales y el curso de la enfermedad es de 7 a 10 días con el tratamiento adecuado.

Los sacos anales infectados se tratan con antibioticoterapia sistémica y con limpieza y desinfección de la zona afectada. Tambien en algunas ocasiones, suele indicarse corticoesteroides para tratar el dolor y la inflamación.

En la imagen se puede ver un saco perianal inflamado o impactado (el de la izquierda) cuya desembocadura es dentro del conducto anal. El saco perianal de la derecha de la imagen, es el que está infectado, se fistulizó, y drena su contenido por el orificio que se generó a través de la piel.


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *